El chakra del cuello.

Vishudhi

También conocido como quinto chakrachakra laríngeo o de la garganta

Está ubicado en el hueco del cuello, entre la nuez y la fosa yugular

Órganos físicos: tiroides, nuca, cuello, esófago, boca, mandíbula, dientes, encías e hipotálamo

Color básico: azul

Color complementario: naranja, que aporta calor, alegría, extraversión y sensualidad

Elemento: espacio y éter

Palabras clave: expresión, responsabilidad, comunicación, verbo, verdad, expresión de la creatividad

Función sensorial: oído

Sonidos: «sol» como nota musical y «hum» para el mantra

Minerales: sodalita, zafiro azul, aguamarina, fluorita azul, topacio azul, amazonita, lapislázuli, turquesa y plata

Necesidad primordial: evolución

Simbología: confesión que purifica y libera el peso de la culpabilidad

Disfunción de Vishuddhi: aislamiento, depresión, frialdad, indiferencia, timidez, egocentrismo, impaciencia, precipitación, falta de reflexión, retención de información, obsesión por los detalles sin perspectiva holística, manipulación, deformación de la verdad, incapacidad verbal (oral o escrita), incapacidad para hacerse comprender, palabrería permanente sin preocuparse por saber si nos escuchan. En el cuerpo físico, tensión en el trapecio y las cervicales.

Acontecimientos que le pueden perturbarfalta de sinceridad, compromiso por miedo al rechazo, hipocresía, mentira, adornar u ocultar la verdad, esconder el malestar, tentación por hacer mil cosas a la vez.

Temores: miedo a estancarse y retroceder

Armonía de Vishuddhi 

Con el chakra del cuello en armonía, uno puede expresarse claramente, con la verdad por delante y en profundidad, pero también con indiferencia y sin emoción. Se encuentra en buen estado de salud cuando somos conscientes de nuestra misión, somos fieles a nosotros mismos, sabemos percibir y expresar la verdad, sabemos hablar con claridad, sabemos hacernos oír sin necesidad de gritar, y sabemos descifrar los mensajes de nuestro cuerpo.

Virtudes para desarrollar la armonía de Vishuddhi: tolerancia, devoción y compasión

Arquetipos relacionados con Vishuddhi: docente, cantante, jefe de proyecto, gerente, asesor, líder, escritor o periodista.

Vishuddhi simboliza la manifestación del «yo» en todas sus formas, es el centro de la comunicación verbal, de la expresión de la creatividad, de las sensaciones, de la conceptualización y la realización de una obra artística, literaria, científica…

Establece un vínculo entre las emociones y el intelecto, el corazón y la razón. Permite transmitir y expresarse con claridad, controlar las emociones e ideas que se han creado inicialmente en el segundo chakra. Es el centro de la expresión del «yo divino», que ayuda a establecer la indiferencia, la calma y la paz interior.

Retomando la analogía del niño

La necesidad de expresar los sentimientos más íntimos y conocer las capacidades y los límites de uno mismo surge de haber creado vínculos con los demás. El espacio es el que une el conjunto de los elementos entre ellos, es el campo electromagnético de la existencia. Vishuddhi nos permite reconocer nuestra verdad, pero también la de nuestro entorno, de la comunidad y del universo. Domina nuestra capacidad para nombrar las cosas y los hechos, porque sin la palabra, la vida es abstracta y no comprendemos qué sucede. Algunos científicos consideran que la palabra es el origen del universo, la creación de todas las cosas y de todos los conceptos adquieren forma por el verbo. Cuando tratamos de comprender las leyes universales, primero tenemos que ponerles un nombre para que se conviertan en una realidad.

Los trastornos de Vishuddhi surgen cuando caemos en la mentira, en el compromiso, en la falta de comunicación, en la simulación de actitudes o el uso indebido de la palabra. Con Vishuddhi encontramos la voz y… la vía. Nos pone en sintonía con las leyes del universo, une la energía que se crea en el corazón con la energía espiritual procedente del tercer ojo, su fuerza nace de la voluntad de expresarse y de plasmar los puntos de vista con la verdad. Todos los ámbitos de nuestra existencia están influenciados por el «karma» que creamos con nuestras decisiones y la expresión de dichas decisiones.

ESTIMULACIÓN DE VISHUDDHI 

Al margen de la palabra, Vishuddhi nos invita a comunicarnos con nuestro cuerpo, con la naturaleza y los demás seres del universo. Cantar, escribir, pintar, bailar o tocar un instrumento, son actividades que nos sirven para expresarnos y desarrollar este chakra.

Si conocemos nuestra verdad y la asumimos con plenitud, estaremos en armonía con nuestros valores y nuestras convicciones y nos libraremos de la ansiedad. Si no profesamos la verdad y (nos) mentimos, creamos angustia en el cuerpo y sacrificamos una energía vital muy valiosa.

Cuando preferimos ver la tele antes que leer, nos escudamos en una mentira (el cansancio); cuando dejamos de practicar deporte, con otra mentira (los horarios no coinciden); cuando fumamos (porque supuestamente nos relaja); cuando comemos y bebemos lo que no nos conviene (porque no queremos ser antisociales); cuando dejamos de preocuparnos por nosotros mismos, porque no tenemos tiempo… mentira.

El proceso puede ser lento y sutil, pero estas «mentirijillas», estas concesiones y falsas apariencias, nos llevarán un buen día a despertarnos con malestar, a vernos un poco más gordos, a no sentirnos bien con nosotros mismos…

Vishuddhi nos invita a reconocer y adoptar nuestra propia verdad y no la de los demás, nos invita a dictar y seguir nuestras propias reglas y valores, a no creer a pies juntillas ni a ciegas las normas de la comunidad o de una autoridad determinada.

 Activar los siguientes puntos energéticos con aceite esencial de laurel

Dos dedos por debajo del cráneo, encima de la columna vertebral, para calmar, aliviar y transmitir confianza. En la base del cráneo, sobre la columna vertebral, para eliminar el cansancio mental y difundir ánimo y coraje para hacer las cosas. En el hoyuelo del cueyo, para ayudar a verbalizar las emociones y los sentimientos, armarse de valor para concretar proyectos y ver las cosas con perspectiva.

 Pulverizador del aura con aceites esenciales «azules» con esta receta

En un frasco de 30 ml. de alcohol de 90º sin alcanfor (el de farmacias que no es apto para enjuague bucal), añadir 10 gotas de aceite esencial de elemí + 10 de laurel + 5 de cardamomo + 5 de cilantro + 3 de galanga de las Indias. Rociar las palmas de las manos con la mezcla, inspirar profundamente y pasar las manos por el aura.

 Aceite para masajes «azul» con esta fórmula

30 ml. de aceite vegetal de macadamia (o de hueso de albaricoque) + 20 gotas de aceite esencial de elemí + 20 gotas de laurel + 10 de cardamomo + 10 de cilantro + 5 gotas de aceite esencial de galanga de las Indias. Masajear la zona del cuello y de las vértebras cervicales con este aceite.

ACEITES ESENCIALES PARA EL CHAKRA DEL CUELLO:

Azul: cardamomo, cayeputi, cilantro, elemí, eucalipto (excepto el azul y staigeriana), galanga, laurel, manzanilla alemana o dulce (Matricaria recutita), mentas, mirra, mirtos, niaulí, romero cineol, tanaceto, salvia lavandulifolia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s