El Chakra Frontal.

Ajna

También conocido como sexto chakra o chakra del tercer ojo

Está ubicado encima del tercer ojo, en el entrecejo

Órganos físicos: ojos, glándulas endocrinas, senos nasales y frontales

Color básico: añil

Color complementario: naranja para aportar más sensualidad y alegría de vivir y para sosegar el exceso de intelecto

Elemento: luz

Palabras clave: espíritu, holismo, inspiración, intuición, autocontrol y revelación

Función sensorial: percepción de las demás dimensiones

Sonidos: «la» como nota musical y «aum» para el mantra

Minerales: amatista, lapislázuli, fluorita violeta y labradorita

Necesidad primordial: contribución

Simbología: ordenación, iniciación y reconocimiento de la sabiduría

Disfunción de Ajna: manifestación excesiva del ego, necesidad de posesión, apego, ira, irritación, indiferencia, aburrimiento ante el prójimo, percepción negativa a primera vista, compasión sobre el destino propio, depresión, insatisfacción con los logros alcanzados, exceso de intelecto, duda permanente, dogmatismo, falta de estructura y planificación, falta de intuición y visualización, falta de receptividad en las relaciones afectivas. En el cuerpo físico se traduce en la pérdida de memoria, transtornos visuales, migrañas y sinusitis.

Acontecimientos que le pueden perturbar: conmoción exceso de intelecto, falta de confianza en uno mismo, dependencia emocional, relación ambigua con el padre, sumisión a una autoridad, especialmente en la toma de decisiones.

Temores: miedo a fracasar en nuestra misión o vocación y miedo a dispersarse

Armonía de Ajna: con el chakra frontal en armonía, podemos desarrollar la intuición, la inteligencia, la lucidez, la sensibilidad, la paciencia, la tolerancia, la confianza, la capacidad visionaria y todas las facultades de telépatas o médiums.

Virtudes para desarrollar la armonía de Ajna: amor incondicional, compasión, indulgencia, gratitud, fe y certeza de que existe una ley universal.

Arquetipos relacionados con Ajna: líder carismático, filósofo, filántropo, visionario y trabajador por la paz.

Ajna determina nuestra capacidad de clarividencia, de intuición y demás facultades extrasensoriales. La toma de decisiones se concentra en este chakra, que nos ayuda a descifrar los sueños, las fantasías y las visiones, controla los demás chakras del cuerpo físico, el sistema sensorial y la motricidad. Nos ayuda a superar los límites impuestos por la autoridad y la comunidad para que seamos los dueños de nuestro destino.

El subconsciente dicta el 80% de nuestros actos y la conciencia el 20%. Ajna está en el subconsciente, allí donde se unen intelecto y sabiduría espiritual. Nos ayuda a cumplir nuestra misión en la presente encarnación. Estamos encarnados para aprender con nuestro cuerpo físico (la materia) una lección específica. Una vez integrada la experiencia, podemos disipar los esquemas relacionados con esta situación a fin de dedicarnos a nuestra misión.

El chakra del tercer ojo nos permite avanzar, observar los acontecimientos con más neutralidad, visualizar el futuro y atraer situaciones benéficas para nuestra evolución. La mayor parte del tiempo proyectamos en el presente experiencias del pasado, repitiendo constantemente los mismos patrones sin llegar a progresar nunca. Los trastornos de Ajna surgen cuando nos aferramos al pasado, nos estancamos en la depresión y la tristeza, cuando somos felices «sólo si…», cuando no nos abrimos a la espiritualidad y nos encerramos en la hipocresía.

Ajna, que significa «mando» en sánscrito, está relacionado con el elemento luz. Ilumina el camino, aporta espíritu a la materia, y permite lograr un mayor dominio espiritual.

ESTIMULACIÓN DE AJNA

Ajna es la ventana que se abre a la llamada de nuestro espíritu. El espíritu tiene calidad yang, es claro, pertinente, directo e inmortal. Su misión es iniciarnos, buscar la realización, nos somete a pruebas para enseñarnos a crecer, a despertar nuestra inspiración y nuestras revelaciones.

Ajna nos exije escuchar la voz interior, practicar técnicas de visualización para desarrollar las capacidades creativas, basar nuestros actos y decisiones en la fe y no en las experiencias del pasado, meditar a diario para crear silencio en nosotros, establecer la conexión con el universo y experimentar el amor incondicional.

Cuando Ajna funciona, podemos crear armonía entre el cuerpo físico, el cuerpo mental y el alma. La palabra griega pneuma lo la latina spiritus, significan todo a la vez, espíritu y aliento, y precisamente en Ajna el espíritu aspira al conocimiento y se nutre del universo. Ahí es donde logramos superar los límites del espacio y el tiempo, donde podemos alcanzar mayor comprensión y percepción, y donde es posible encontrarse con guías espirituales de todas las dimensiones. Ajna nos invita a practicar la espiritualidad a diario para lograr este propósito.

 Pulverizador del aura con aceites esenciales «añil» con esta receta: en un frasco de 30 ml. de alcohol de 90º sin alcanfor (el de farmacias que no es apto para enjuague bucal), añadir 10 gotas de aceite esencial de hisopo decumbens + 10 de pícea blanca + 5 de helicrisio + 5 de romero verbenono + 5 de verbena salvia. Rociar las palmas de las manos con la mezcla, inspirar profundamente y pasar las manos por el aura.

ACEITES ESENCIALES PARA EL CHAKRA FRONTAL:

Añil: ácoro, artemisa, botonera, eneldo, eucalipto, Eucalyptus dives, helicrisio, hierba lombriguera, hisopo decumbens, nagarmusta, pícea blanca, romero verbenono, salvia real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s